Carta del Prelado (mayo de 2016)

Mayo es un mes para incrementar la devoción a la Virgen, sugiere el Prelado en su carta mensual. Al meditar con los Evangelios sobre la entrega de la Madre de Dios, sentiremos la necesidad de acercar a nuestros amigos y conocidos a su Hijo.

Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

Comienza el mes mariano por excelencia, en el que procuramos situar la devoción a la Virgen en el centro de nuestras jornadas. Muchos de nosotros recordaremos las prácticas aprendidas en la infancia: oraciones dedicadas a nuestra Madre —quizá el rezo del rosario en familia—, ofrecimiento de pequeños sacrificios, adornos florales junto a las imágenes de Santa María...; por ...